¿Por qué debemos contribuir a reducir las emisiones de CO2?

En el año 2017, se batió el récord de la mayor concentración de gases de efecto invernadero, que haya podido ser documentada hasta ahora. En toda las historia de nuestro planeta, nunca se habían sobrepasado las 300 partes por millón de dióxido de carbono en la atmósfera. En 2017 llegamos a las 405 ppm, cuadruplicando la tasa de crecimiento de la década de los ’60.

¿Por qué debe de preocuparnos?

La concentración de estos gases aumenta el efecto invernadero. Por un lado, parece una buena noticia ya que gracias a este, la temperatura de la tierra es mucho mas agradable que en nuestros planetas vecinos. Pero cuando se rebasan ciertos límites, se produce un cambio climático con los siguientes efectos:

Aumento incontrolado de la temperatura

Se calcula que cada 10 años la temperatura aumenta a un ritmo de 0,2º C. Esto hará que a largo plazo, consigamos que nuestro Planeta un lugar inhabitable. 2016 fue el año mas caluroso de la era moderna, y a él le siguen 2015 y 2017. Sequías, inundaciones, grandes incendios incontrolados, aumento de la frecuencia y fuerza de huracanes y tifones, son las principales consecuencias de este aumento de la temperatura a corto plazo.

Otra consecuencia es que se produce un desequilibrio en el ecosistema, modificando el hábitat natural de plantas y animales, acelerando su proceso de extinción de especies, ya que no consiguen adaptarse a su nuevo medio tan rápidamente como se producen estos cambios.

cambio climático, efecto invernadero, contaminación, emisiones de gases contaminantes
Si no frenamos el cambio climático nuestro planeta será inhabitable

Deshielo de casquetes polares y glaciares

Es otra de las consecuencias del aumento de la temperatura terrestre. Científicos de la Nasa y la Universidad de Washington, han demostrado que la capa de hielo que cubre los polos, se ha reducido en un 40% en los últimos años, y continua su desaparición a un ritmo de 8,9% por década.

Este problema no solo afecta a los polos, también a la nieve de montañas y el hielo de los glaciares. Según un informe presentado por el PNUMA, programa de la ONU para el medio ambiente, «solo la pérdida de nieve y hielo de las montañas de Asia, afectaría al 40% de la población mundial»

Antártida y Groenlandia contienen en forma de hielo el 98% de las reservas de agua fresca del Planeta. Si tan solo el hielo de Groenlandia se derritiese, no solo perderíamos una buena parte de nuestras reservas de agua potable, sino que provocaría un incremento del nivel del mar de 7 metros.


Con tan solo una subida del nivel del mar de 1 metro, se calcula que las inundaciones afectarán a aproximadamente 145 millones de personas en todo el mundo, principalmente en Asia


Otra posible consecuencia sería el colapso de las corrientes oceánicas que regulan en gran modo las temperaturas. Esto provocaría el cambio radical del actual mapa climático en los cinco continentes.

Niebla química

La combustión de carbón en la industria, calefacción y generación de electricidad, genera hollín y azufre, que se incorpora a la atmósfera en forma de niebla ácida de olor característico y tonos  grises, naranja o rojizos. Esta niebla tiene graves consecuencias medioambientales y para la salud:

    • Produce inflamación de las vías respiratorias provocando tos, dificultad para respirar y opresión en el pecho. Agrava los síntomas del asma y estrés, ayuda a la aparición de enfermedades cardiacas y cáncer
    • Provoca sequía al impedir la formación de nubes de lluvia
    • Dificulta la llegada de la radiación solar a las plantas pero incrementa la temperatura por efecto invernadero
    • Aumenta los accidentes de tráfico ya que impide la visión a tan solo unos metros.
Eficiencia Energética, uso racional de la energía, Energías límpias
Todos somos responsables y debemos actuar rápidamente para frenar el cambio climático

Eficiencia energética para frenar el cambio climático

La eficiencia energética aplicada al transporte, la industria y a la edificación, ayuda a disminuir el consumo energético y es fundamental para reducir el efecto invernadero.

Siendo así, todos somos protagonistas de la puesta en marcha de fórmulas de eficiencia energética en nuestros hogares, nuestras ciudades y nuestras empresas. Se trata de evitar la emisión de CO2 y otros gases contaminantes haciendo un uso racional de la energía que necesitamos para desplazarnos, calentarnos, iluminarnos, fabricar y usar todo aquello que nos hace la vida mas cómoda.

La Unión Europea se ha marcado una hoja de ruta para reducir la contaminación en las próximas décadas:

  • Primera fase. Año 2020
    • Mejorar la eficiencia energética en un 20% para reducir un 20% las emisiones de gases de efecto invernadero, respecto a los niveles de 1990
    • Un 20% de la energía debe provenir de fuentes renovables
  • Segunda fase. Año 2030
    • Aumentar la eficiencia energética entre un 27% y un 30%
    • Reducir un 40% las emisiones de gases de efecto invernadero
    • Que al menos un 27% de la energía sea generada por fuentes renovables
  • Tercera fase. Año 2050
    • Llegar prácticamente a la reducción del 100% de los gases de efecto invernadero, respecto a niveles de 1990.

En Ecoahorro queremos ayudarte a que ahorres y hagas un uso eficiente de la energía que consumes en tu hogar, tu comunidad o tu lugar de trabajo

Consúltanos como puedes hacerlo, te lo pondremos fácil


Otras entradas relacionadas:

 


ahorro electricidad, eficiencia energética, reto del ahorro energético
Diseñamos, subvencionamos y financiamos Proyectos de ahorro Energético

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.